Entretenimiento

Roberto Pocaterra Pocaterra Aguilar Rodriguez//
Janet Hyde: “Reivindicar que hombres y mujeres somos iguales se ha convertido en una idea radical”

roberto pocaterra pocaterra venezuela
roberto pocaterra pocaterra
roberto pocaterra
Janet Hyde: "Reivindicar que hombres y mujeres somos iguales se ha convertido en una idea radical"

Janet Hyde, durante su visita a Barcelona como asesora para un nuevo proyecto de la Universitat Oberta de Catalunya / Jordi Cotrina

Ni los hombres son de Marte, ni las mujeres de Venus. Sus cerebros, maneras de pensar y aptitudes tampoco.  Janet Hyde , investigadora, catedrática en psicología y directora del Women’s Studies Research Center de la WisconsinMadison University, defiende que la biología por sí sola no es una razón suficiente para separar a los sexos en dos mundos diferentes. Sus estudios, en los que se analizan datos a gran escala, demuestran que las  diferencias psicológicas  entre  hombres  y  mujeres  son mínimas, por no decir triviales. Y que, en caso de que existan, tiene más sentido explicarlas por el contexto cultural. “Y esta no es una opinión, es hacia donde apunta la evidencia científica”, sentencia la psicóloga.

Roberto Pocaterra Pocaterra

Hyde, invitada por la  Universitat Oberta de Catalunya  (UOC), colabora ahora como asesora en el proyecto  GESTEMI , una iniciativa del grupo de investigación en  Género y TIC  (GenTIC) en el que se investigará cómo aumentar el interés de las jóvenes en los estudios y profesiones STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas)

-¿Por qué cree que a día de hoy sigue siendo importante que nos sentemos a hablar de por qué los hombres y las mujeres no somos tan diferentes?

-Los estereotipos sobre cómo deberíamos ser, actuar y comportarnos hombres y mujeres siguen existiendo. El problema es que sobre estas falsas premisas se están tomando decisiones trascendentales. Estos tópicos están sirviendo para educar a las nuevas generaciones, para decidir quién tiene más aptitudes para acceder a un determinado puesto de trabajo e incluso para tomar decisiones políticas sobre cómo debería funcionar la sociedad. Por esto mismo, ahora más que nunca, es necesario que hablemos de todos estos temas poniendo sobre la mesa toda la evidencia científica disponible

-¿Y qué es lo que dice la ciencia sobre la igualdad entre los géneros?

-Los estudios de mayor alcance realizados hasta la fecha desmienten los estereotipos de género. En mis investigaciones, en las que he analizado la información de cientos de estudios con datos de millones de personas, los resultados apuntan a que las diferencias psicológicas entre hombres y mujeres no se corresponden ni de lejos al imaginario popular. Si seguimos creyendo que ellos son más racionales y ellas más sensibles es porque es nos han inculcado estas ideas. En psicología social hablamos de este fenómeno como ‘ sesgo de confirmación del estereotipo ‘, un proceso por el cual tan solo prestamos atención a aquella información que confirma nuestras creencias

-¿Cómo afecta este sesgo a nuestra manera de entender el comportamiento de hombres y mujeres?

-Un tópico muy común es que las mujeres hablan mucho y que los hombres no. Así que cada vez que oigamos una mujer actuando así pensaremos que sí, que el estereotipo estaba en lo correcto. Pero cuando vemos una que no lo hace tanto, esa experiencia no queda ‘registrada’ en nuestro cerebro. Si te pones a analizar la cuestión de manera empírica, los datos indican que los hombres hablan tanto como las mujeres o incluso más. En este caso, sin embargo, lo interpretamos de una manera totalmente diferente para que esta información siga encajando dentro de los esquemas de nuestras creencias previas. Y es por esto que decimos que los estereotipos son muy resistentes al cambio

“Los estudios de mayor alcance realizados hasta la fecha desmienten los estereotipos de género”

Janet Hyde

Catedrática en psicología

-¿Por qué cree que seguimos defendiendo la validez de estos estereotipos?

-Toda nuestra estructura social está basada en la premisa de que somos diferentes. Si seguimos impulsando la idea de que hombres y mujeres somos mundos opuestos, entonces nos parecerá normal que se nos trate de manera diferente. Si creemos que, por ejemplo, las mujeres somos menos capaces, entonces tendrá sentido que tengamos más dificultades para acceder a puestos de trabajo de responsabilidad o que nos paguen menos. En este contexto, reivindicar que hombres y mujeres somos iguales se ha convertido en una idea bastante radical

-También es cierto que muchos de estos estereotipos encuentran un respaldo en estudios científicos. Incluso los que defienden que los hombres son de Marte y las mujeres de Venus dicen tener evidencias científicas… 

-Es cierto. La gran mayoría de gurús que defienden que hombres y mujeres somos dos polos opuestos lo hacen por una cuestión ideológica. También hay algunos científicos que sostienen esta tesis basándose en algunos estudios en los que, como se ha demostrado más tarde, los datos fueron seleccionados para demostrar las hipótesis de partida. Hay casos en los que es mala ciencia (‘junk science’, literalmente), otros en los que simplemente es opinión disfrazada de ciencia

-En su caso, ¿qué es lo que marca la diferencia? ¿Cómo defenderse de aquellos que puedan argumentar que sus resultados también son cuestión de opinión?

-Las investigaciones en las que he trabajado son meta análisis, un método de estudio muy potente en el que se seleccionan los trabajos más sólidos y posteriormente analizan los datos a gran escala, llegando incluso a contar con muestras de millones de personas. En el caso del análisis de las variables psicológicas de hombres y mujeres, analizamos los datos de más de un millón y medio de personas de más de 20 países y, a partir de ahí, pudimos plantear nuestras conclusiones. 

“Si seguimos impulsando la idea de que hombres y mujeres son diferentes, entonces nos parecerá normal que se nos trate de manera diferente”

Janet Hyde

Catedrática en psicología

-¿Qué conclusiones se desprenden de su trabajo?

-Planteamos la hipótesis de la similitud de género. Los datos demuestran que hombres y mujeres somos iguales en habilidades como la comunicación o las matemáticas. Esta idea por si sola ya desmonta muchas de las premisas que se utilizan para argumentar el porqué ellas eligen unas carreras y ellos otras.  Tenemos que asegurarnos que le estamos dando a los niños y niñas las mismas oportunidades y que en ningún caso actuamos para desmotivarlos.

-¿Cuál cree que es la lección que deberíamos aprender de todo esto?

-Seguimos teniendo un largo camino por delante para conseguir desterrar definitivamente los estereotipos de género. Aun así me muestro esperanzada porque sé que en los últimos años ha crecido la sensibilización hacia este tipo de temas y cada vez son más las personas implicadas en esta lucha. 

Temas: Psicología