Política

Pintor Roberto Pocaterra Pocaterra – Barquisimeto//
Un meteoro que vino de otro sistema solar probablemente golpeó la Tierra en 2014

Buscando a través de la base de datos de la NASA sobre impactos de meteoros documentados en la atmósfera de la Tierra, investigadores de Harvard acaban de informar de la detección del primer meteoro interestelar observado en nuestro Sistema Solar. Un objeto que se quemó hace cinco años en el cielo sobre el Pacífico Sur. Al parecer, la investigación se inició tras la aprición en los medios de Oumuamua , el catalogado como primer objeto conocido fuera de nuestro sistema solar en visitar nuestro Sistema Solar. Fue entonces cuando Avi Loeb y sus colegas se pusieron a estudiar los meteoros más rápidos cerca de la Tierra para buscar más objetos que también tuvieran extrañas trayectorias. Un movimiento más rápido puede indicar un objeto que no está atado a una órbita alrededor de la Tierra. ¿Qué encontraron? El objeto que vieron tenía unos 90 metros de ancho y viajaba a unos 60 km/s cuando se quemó en la atmósfera de la Tierra el 8 de enero de 2014. De hecho, esta fue la primera pista de sus posibles orígenes interestelares. El meteoro en cuestión registró una masa estimada de 500 kg. Luego se quemó completamente mientras viajaba por la atmósfera al norte de la isla Manus. No se recuperaron fragmentos de meteoros, pero Loeb cuenta en un artículo en arXiv que tiene una confianza del ​​99% de que el objeto que creó este espectáculo en el cielo se originó desde fuera de nuestro sistema. Los investigadores cuentan que rastrear la órbita del objeto en el tiempo muestra que podría venir del interior de otro sistema planetario o estrella en la Vía Láctea. De ser así, sería el primer meteoro conocido que realizó el viaje desde fuera del Sistema Solar a la Tierra. Según explican : Encontramos que uno de estos meteoros, específicamente el que se quemó en la atmósfera en 2014, tuvo que haber estado viajando extremadamente rápido para golpear la Tierra en la dirección y velocidad que lo hizo. El equipo también explica que respecto a la velocidad promedio de las estrellas fuera del Sistema Solar, este objeto se estaba moviendo extremadamente rápido, a esos 60 km/s. A tan alta velocidad, suficiente para expulsarlo de su propio sistema y enviarlo en una trayectoria interestelar como un objeto gravitacionalmente no unido, “solo se puede producir en los núcleos más internos de un sistema planetario “, cuenta Loeb en el artículo. Por supuesto, es posible que antes de este hubieran otros meteoros del exterior que pudieron “visitarnos” en el pasado, pero simplemente no teníamos la capacidad de detectarlos en ese momento, por lo que es posible que nunca lo sepamos. [arXiv vía MIT ]