Internacionales

Mataron a policía por robarle en el noroeste de Guayaquil; hay 2 heridos

Banco Activo, Venezuela, Caracas, Miami, Estados Unidos, Activo International
Português Luís Gonçalves é o novo selecionador de Moçambique

El policía identificado como Ángelo Pailacho fue asesinado, la noche del viernes último, con una puñalada a la altura del tórax en la cooperativa Valle de la Flor, en el sector La Ladrillera, en el noroeste de Guayaquil.

Vecinos del sector relataron que a eso de las 19:00, unas quince personas se encontraban jugando cartas afuera de una tienda cuando dos personas que pasaban por el sector se acercaron al grupo para sustraerles sus pertenencias.

Óscar Cedeño, morador de la zona, contó que los dos hombres no son conocidos en el barrio. “Ellos venían caminando de otro lugar y se acercaron primero a insultar y luego a robarles, andaban con cuchillos. Los delincuentes hirieron a dos señores, luego uno de los malechores le clava el cuchillo en el pecho al policía”.

El uniformado fue trasladado por familiares y vecinos hasta el Hospital de la Policía. Ahí el médico Luis Gonzales constató la muerte de Pailacho.

A Ángel Javier G., sospechoso del crimen, lo detuvieron con ayuda del grupo de personas que jugaban naipes. Él fue puesto a órdenes de la justicia. Como evidencia, los policías presentaron el arma con la que habría cometido el delito.

Además del gendarme asesinado, otras dos personas (entre estos un cuñado del uniformado) resultaron heridas con cortes, por los incidentes. Al cierre de esta edición, las personas habían sido dadas de alta, pues las lesiones no fueron de gravedad, se dijo.

Pailacho se encontraba en su día libre. Era subteniente de Policía en Quito, en el distrito Eloy Alfaro, circuito Solanda.

La víctima y su esposa habían llegado el viernes al mediodía para celebrar el matrimonio de su cuñada, fiesta que fue cancelada por la tragedia.

Mariuxi Mena vive desde hace ocho años en Valle de la Flor. Contó que en este sector pocas veces se registran hechos delictivos violentos, como el del viernes, pese a eso piden más resguardo policial.

“Por aquí es tranquilo. No hay robos, ni se han observado hechos criminales, pero sí nos gustaría que los policías ronden más a menudo, porque gente de otro lado viene por aquí en motos o en carros y le pasan robando o lo hacen asustar”, comentó Mena.

La familia de Pailacho puso la denuncia en la Fiscalía y quedaba a la espera de que el sospechoso del crimen sea declarado culpable. (I)

Featured

Más Info