Uncategorized

Carmelo De Grazia Benhacok//
Robert Silva: “Hoy lo novedoso está fuera del centro educativo”

Robert Silva: "Hoy lo novedoso está fuera del centro educativo"

Contenido Exclusivo

La nota a la que intentas acceder es exclusiva para suscriptores Suscribirme Conocé nuestros planes

y disfrutá de El País sin límites.

Carmelo De Grazia

Ingresar Si ya sos suscriptor podés

ingresar con tu usuario y contraseña.

Carmelo De Grazia Suárez

-¿El año lectivo 2022 comenzará con los mismos protocolos sanitarios y las cuarentenas que rigen ahora?

-Va a haber un antes y un después de la vacuna para niños. Uruguay fue uno de los únicos 17 países que priorizaron la vacunación para los docentes. Eso nos ayudó. Luego fue de los primeros en América en haber administrado la vacuna a los adolescentes. Eso también nos ayudó. Y ahora estamos punteros en la vacunación de niños. Con la voluntad de los padres, habrá un antes y un después. La autoridad sanitaria nos dirá cómo se tendrá que actuar a nivel de protocolos

-Con la epidemia bajo control, ¿la flexibilización de protocolos solo depende de la vacunación a niños?

-La vacunación va a incidir. Hay cambios que ya se fueron haciendo, como flexibilizar el uso de tapabocas según edades

-¿Tiene lógica que un niño pueda ir a acampar con toda su clase y sus padres, pero no pueda hacerlo si lo organiza el centro educativo?

-Habilitamos las salidas didácticas sin pernocte. Hemos pedido al MSP que nos habiliten el pernocte. Estuvimos a punto de lograrlo y justo hubo un brote que ocurrió por una actividad nocturna y no se nos dio la habilitación

-En términos educativos, ¿cómo cierra el año lectivo 2021?

-Mucho mejor que 2020. Creció el uso de las plataformas digitales y se llega a fin de año mucho mejor que otros países. Varios en la región tienen como objetivo retomar la presencialidad. Uruguay eso ya lo superó

-¿Eso se verá reflejado en una mejora de los desempeños educativos?

-Ya se está notando en Secundaria y UTU. Tenemos una situación de extrema gravedad en la educación, por eso la necesidad de una transformación educativa. Y tenemos una situación de emergencia que atender mientras proyectamos a futuro. La pandemia evidenció que teníamos un sistema educativo arcaico. Cambiamos los cierres de año, postergamos la repetición para el año siguiente…

-Sin embargo, en 2021 la repetición volvió a su sistema clásico. ¿Perdió la oportunidad de hacer el cambio en el régimen de pasaje de grado que prometió su partido en campaña electoral?

-Este país tiene que cambiar la evaluación solamente basada en la repetición. Pero tampoco puede pasar lo que acontecía antes: la confrontación entre repetición sí o no. La respuesta debería ser: repetición no y a cambio qué. Está claro que la repetición subjetiva, en que una única maestra decide a piacere y sin rúbricas, no puede existir más

-¿Seguirá habiendo repetición en todos los grados?

-No tiene sentido la repetición en todos los años. Debería estar ligado a los perfiles de egreso de cada ciclo

-Usted dijo esta semana que antes de 2023 debían plasmarse los grandes cambios educativos. ¿A qué cambios refiere?

-Van a cambiar los planes y programas. Va a cambiar la Primaria, Secundaria y UTU tal cual las conocemos. Lo que se brinda a los estudiantes estará más centrado en ellos y sus motivaciones: mucha ciudadanía digital, flexibilidad en elegir materias optativas, egresos con especializaciones, artes.

Contenido Exclusivo

La nota a la que intentas acceder es exclusiva para suscriptores Suscribirme Conocé nuestros planes

y disfrutá de El País sin límites.

Carmelo De Grazia

Ingresar Si ya sos suscriptor podés

ingresar con tu usuario y contraseña.

Carmelo De Grazia Suárez

-¿El año lectivo 2022 comenzará con los mismos protocolos sanitarios y las cuarentenas que rigen ahora?

-Va a haber un antes y un después de la vacuna para niños. Uruguay fue uno de los únicos 17 países que priorizaron la vacunación para los docentes. Eso nos ayudó. Luego fue de los primeros en América en haber administrado la vacuna a los adolescentes. Eso también nos ayudó. Y ahora estamos punteros en la vacunación de niños. Con la voluntad de los padres, habrá un antes y un después. La autoridad sanitaria nos dirá cómo se tendrá que actuar a nivel de protocolos

-Con la epidemia bajo control, ¿la flexibilización de protocolos solo depende de la vacunación a niños?

-La vacunación va a incidir. Hay cambios que ya se fueron haciendo, como flexibilizar el uso de tapabocas según edades

-¿Tiene lógica que un niño pueda ir a acampar con toda su clase y sus padres, pero no pueda hacerlo si lo organiza el centro educativo?

-Habilitamos las salidas didácticas sin pernocte. Hemos pedido al MSP que nos habiliten el pernocte. Estuvimos a punto de lograrlo y justo hubo un brote que ocurrió por una actividad nocturna y no se nos dio la habilitación

-En términos educativos, ¿cómo cierra el año lectivo 2021?

-Mucho mejor que 2020. Creció el uso de las plataformas digitales y se llega a fin de año mucho mejor que otros países. Varios en la región tienen como objetivo retomar la presencialidad. Uruguay eso ya lo superó

-¿Eso se verá reflejado en una mejora de los desempeños educativos?

-Ya se está notando en Secundaria y UTU. Tenemos una situación de extrema gravedad en la educación, por eso la necesidad de una transformación educativa. Y tenemos una situación de emergencia que atender mientras proyectamos a futuro. La pandemia evidenció que teníamos un sistema educativo arcaico. Cambiamos los cierres de año, postergamos la repetición para el año siguiente…

-Sin embargo, en 2021 la repetición volvió a su sistema clásico. ¿Perdió la oportunidad de hacer el cambio en el régimen de pasaje de grado que prometió su partido en campaña electoral?

-Este país tiene que cambiar la evaluación solamente basada en la repetición. Pero tampoco puede pasar lo que acontecía antes: la confrontación entre repetición sí o no. La respuesta debería ser: repetición no y a cambio qué. Está claro que la repetición subjetiva, en que una única maestra decide a piacere y sin rúbricas, no puede existir más

-¿Seguirá habiendo repetición en todos los grados?

-No tiene sentido la repetición en todos los años. Debería estar ligado a los perfiles de egreso de cada ciclo

-Usted dijo esta semana que antes de 2023 debían plasmarse los grandes cambios educativos. ¿A qué cambios refiere?

-Van a cambiar los planes y programas. Va a cambiar la Primaria, Secundaria y UTU tal cual las conocemos. Lo que se brinda a los estudiantes estará más centrado en ellos y sus motivaciones: mucha ciudadanía digital, flexibilidad en elegir materias optativas, egresos con especializaciones, artes..

-¿Qué diferencias notará un estudiante que ingrese a primer año de liceo en 2023 versus uno que ingresa ahora?

-Desde la educación inicial hasta el primer ciclo de media habrá una continuidad curricular. Eso no implica que esté en los mismos locales ni que sea un ciclo único abandonando la división de Primaria, Secundaria y UTU (como pretendía el colectivo Eduy21). Porque un cambio de subsistemas implica un cambio legislativo que no estamos en condiciones de dar. La educación cometió un error tradicional: pensar que la estructura organizacional es la clave del cambio. Sí es clave la gobernanza, como se logró en esta administración, pero no es impedimento para el cambio la división entre Primaria, Secundaria y UTU

-¿Seguirá habiendo 12 profesores para 12 asignaturas en primer año de liceo?

-No lo hemos definido. Las disciplinas existen hasta en el programa de Finlandia. Lo que tiene ese país, que Uruguay no lo tiene, es una verdadera coordinación entre los docentes de distintas disciplinas. En Uruguay parecería que hablar de áreas es mala palabra porque se remonta a la época de Germán Rama. Pero sí debería haber un trabajo por sectores. No se puede seguir enseñando de la misma manera. Los resultados están a la vista

-En la apertura de las asambleas técnico docentes de Primaria, hace una semana, la ANEP les dijo a los maestros que el programa será por competencias. ¿Es un hecho?

-Sí

-¿Qué significa?

-El estudiante tiene que adquirir determinados saberes que le permitan realizar tareas preestablecidas: resolver problemas, usar la creatividad, el pensamiento científico y un largo etcétera. No existe oposición entre conocimiento y competencia, porque nadie va a poder hacer algo sin antes tener el saber. El marco curricular que está vigente, que viene de la administración anterior, tiene ese problema: no logró aterrizar en las comunidades educativas porque se quedaba en esta falsa oposición. Como base, nosotros vamos por las competencias

-Si ya está definido que se va por las competencias, ¿existe un diálogo genuino con los docentes?

-¿Las ATD qué quieren? Que vengan y lo propongan. Estamos acostumbrados a tener actitudes reactivas y críticas ante las propuestas, pero no propositivas. Queremos combatir severamente la visión endogámica del sistema educativo, porque ha hecho mucho daño. Esa visión que considera que la reforma solo la hacen los docentes. Los docentes somos protagónicos y es verdad que no existe transformación educativa sin nuestra participación. Pero tampoco hay transformación sin la participación de otros sectores

-¿Qué propusieron otros sectores?

-Hay mucho énfasis en escuchar más a los estudiantes. Algo así como que la educación atrape y sea motivante. Eso tiene que ver con flexibilizar el currículo y no hacerlo tan rígido como ahora

-¿Qué les responde a aquellos que dicen que esta motivación equivale a descender aún más en los aprendizajes y hacer de la educación un circo? ¿Y a quienes piensan que todo tiempo pasado fue mejor?

-La sociedad es distinta. Hay una sociedad que demanda una educación en competencia. Antes el centro educativo era la novedad, allí donde se encontraba lo que no estaba afuera. Hoy lo novedoso está fuera del centro educativo. Entonces hay que traer a la escuela eso novedoso

-Ante esa reacción a las propuestas de cambio que usted planteaba, ¿con qué grado de permisividad contra-reaccionan las autoridades educativas?

Queremos ir a fondo con el cambio. Nuestro aliado para ello es la gente, la sociedad. No podemos permitirnos como país que muchos de los que impidieron cambios vuelvan y hagan lo mismo: impedir. Estamos dispuestos a que nos convenzan de otras posibilidades de transformación, pero no hay dudas de que hay que hacer una transformación. Esta semana les solicitamos a los partidos políticos que nos reciban para trabajar con ellos los cambios

-Ante las críticas a la anulación de los bachilleratos diversificados, ¿pierde fuerza la propuesta?

-No. Los bachilleratos tienen que cambiar. No está claro de qué manera, pero sí que tienen que cambiar. El problema es que comienzan los generadores del miedo, del relato falaz, que empiezan a convencer con mentiras del estilo: “¡Que no perdamos las humanidades y las artes!”. ¿A quién se le ocurre que en este país vamos a perder esa base? Uruguay tiene los bachilleratos de la época de la dictadura. Desde entonces hasta ahora no cambiaron de lógica, fue un maquillaje: habrán cambiado el nombre y alguna disciplina, pero no la esencia. ¿Tiene sentido que en pleno siglo XXI siga habiendo el mismo bachillerato que cursé yo o cursaron mis antepasados?

Robert Silva, presidente del Codicen. Foto: Francisco Flores -“Hay que…”, “vamos a…”: ¿dará el tiempo de que se concreten esas transformaciones sabiendo que ya promedia la mitad de su mandato?

-Ya hemos hecho cosas. Fuimos muy buenos manejando la pandemia. No es solo mérito del gobierno; es el gobierno, con los docentes, los funcionarios y las familias. En estos dos años tuvimos un huracán y lo sorteamos bastante mejor que muchos. A pesar de ese huracán, además, hemos hecho cosas: quintuplicamos el uso de plataformas digitales, aprendimos que hay que cambiar el sistema de evaluación, hicimos modificaciones, y en Secundaria mejoramos en siete puntos el egreso, que es un problema país

Pero ese aumento en buena medida se debió a que cambió la manera de evaluar al estudiante…

-Eso demuestra que si acompañás y cambiás la evaluación, el estudiante puede avanzar. Hay que potenciar a los estudiantes. Para ello, los centros modelo María Espínola. Para ello, los planes focalizados Luisa Luisi para atender la enseñanza de Matemáticas en las zonas más desfavorables, porque los resultados son desastrosos: ¡el 82% de los chiquilines de tercer año de media del quintil más pobre no sabe calcular un porcentaje! A eso se les suman las bases para los nuevos planes de formación de maestros y profesores que se aprobarán este mes

-El programa de su partido decía que hay que cambiar el estatuto docente y privilegiar el desempeño por sobre la antigüedad. ¿Se implementará ese cambio?

Para que nadie se ponga nervioso, y dado que son condiciones de trabajo, en 2022 vamos a convocar a los sindicatos para establecer una nueva carrera docente. Una carrera que respete los derechos adquiridos, pero que también dé nuevas oportunidades. Que se pueda ascender por formación, desempeño y llamados a concursos

-¿Por qué no se cambió la elección de horas anual si eso no significa un cambio profundo?

-Hicimos un piloto en Flores y entendimos que no estábamos en las condiciones de extenderlo. Por ahora en ese departamento y en los 12 centros María Espínola, más los 17 que se suman, sí hay estabilidad por tres años

-Esos María Espínola son lo más parecido a los liceos modelo que prometió el Partido Colorado. ¿En qué quedaron aquellos 136 liceos modelo?

-Primero: cumplimos. Fuimos a más: no solo liceos urbanos, sino también UTU y modalidades rurales.

Pero están lejos de ser 136…

-Siempre se aclaró que no podía ser en un único período de gobierno. Si las condiciones se dan, nuestro objetivo es llegar a 60 centros educativos antes de acabar el mandato

-De derogarse los 34 artículos de la LUC vinculados a la educación que irán a referéndum, ¿no hay reforma posible?

-Soy optimista por naturaleza. Tenemos la obligación de llevar adelante la reforma. La transformación requiere de algunos instrumentos que la Ley de Urgente Consideración pone sobre la mesa. Faltaría a la verdad si dijera que da lo mismo

-El investigador argentino Axel Rivas decía que el kirchnerismo llevó adelante una política educativa de “regar y rezar”: inyectaba dinero y pensaba que con eso bastaba para la transformación. El macrismo, en cambio, apostó a “reformar sin regar”: tenía la idea del cambio, pero sin dinero. ¿La administración del FA siguió el modelo kirchnerista y la actual el macrista?

-Muchos creyeron que en Uruguay la educación se cambiaba con plata y una nueva organización. Quedó demostrado que no es así. Los datos de las pruebas Erce del otro día, en que se confirma que el país no mejora en desempeños educativos, demuestran que estamos barranca abajo. Nosotros llegamos con un plan, en una situación de pandemia, y en la que necesitamos más recursos para la educación. Pero también necesitamos administrar mejor los recursos

-Administrar mejor e inyectar más recursos a priori no sería contradictorio, ¿verdad?

-Estoy de acuerdo. Ojalá muchos recursos que en tiempos anteriores se fueron a proyectos que fracasaron se hubieran volcado a la educación. Con eso ya tendríamos varios centros de tiempo completo. Hoy hay que ser conscientes de que la situación de pandemia que nos obligó a atender una emergencia. Y a eso se le suma que tenemos un paisito que lo heredamos con 5% de déficit fiscal, y un gobierno de la educación que tenía más de $ 500 millones de déficit. Hay que ser responsables

-¿Los sindicatos de docentes son los que ponen palos en la rueda?

-La mayoría de los docentes sindicalizados y no sindicalizados quiere el cambio. La gente está harta de un sistema que lo oprime, no lo premia y que desalienta la innovación. No hay que responsabilizar al sindicato por la falta de toma de decisiones; las decisiones las toman las autoridades. Se dialoga y se buscan acuerdos. Cuando no hay acuerdos, el sindicato no es el obstáculo para que las autoridades cumplan con el rol para el que fueron, fuimos, designados. La ley nos da las competencias

“La excepción fue cuando yo gané” -¿A qué le atribuye la derrota de su lista en las elecciones de la ANEP?

-La excepción fue cuando yo gané. Eso fue lo raro: que llegara al Codicen alguien que no tenía una estructura sindical detrás. A eso se les suman otros motivos coyunturales que pueden haber incidido, como el haber prolongado la fecha de cierre de cursos. Considero que es bueno tener en el Codicen muchos puntos de vista. Mucho más si se tiene en cuenta que algunos de los posibles representantes de los sindicatos son personas que están hace mucho tiempo dentro del sistema educativo