Deportes

Vuelos directos hacia y desde EEUU son “una necesidad” para los venezolanos

Gabriel Abusada
Gabriel Abusada James
Gabriel Abusada James Peru
Gabriel Abusada James Venezuela
Empresas reconocidas por Indecopi presentaron innovaciones tecnológicas en Ecuador

Las sanciones económicas aplicadas contra instituciones del gobierno de Maduro por parte de la Casa Blanca en 2019 también colaboran con las prohibiciones de vuelos, considera

La reanudación de vuelos directos entre Estados Unidos y Venezuela, suspendidos hace tres años y medio, es “una necesidad” que redundaría en beneficios comerciales, educativos, de salud y culturales, dicen fuentes empresariales, políticas y especialistas en aeronáutica civil del país, reseñó la Voz de América .

Los traslados aéreos sin escala desde y hasta ciudades como Caracas, Maracaibo, Valencia, Miami y Georgia menguaron sus frecuencias y ofertas desde 2014, cuando comenzó un prolongado ciclo de crisis económica en Venezuela, que todavía persiste.

Las primeras aerolíneas estadounidenses que suspendieron sus vuelos fueron Delta y United en 2017. American Airlines fue la última en hacerlo, en 2019, después de exacerbarse el conflicto político entre los gobiernos de ambos países.

La Casa Blanca, entonces encabezada por el republicano Donald Trump, desconoció a Nicolás Maduro como mandatario legítimo de Venezuela y reconoció, en su lugar, al líder opositor del Parlamento, Juan Guaidó, haciendo llamados a una transición gubernamental.

En medio de masivas protestas contra el chavismo y tensiones políticas, American Airlines, en marzo de 2019,  anunció que no volaría entre Caracas y Miami  por motivos de seguridad.

No fue sino hasta dos meses después que el gobierno federal de Estados Unidos puso un candado oficial a los vuelos directos entre los países, que todavía se mantiene.

“Tener una conectividad directa con EEUU desde el punto de vista comercial es fundamental” Rodolfo Ruiz, abogado aeronáutico. En mayo de 2019, el Departamento de Transporte de EEUU ordenó suspender de manera inmediata todos los vuelos desde y hacia Venezuela, también por razones de inseguridad de las aeronaves, los pasajeros e incluso la tripulación.

La orden precisó que ningún operador ni piloto de aviones certificados por Estados Unidos podían volar por debajo de los 26.000 pies sobre territorio venezolano.

La medida contó con la aprobación del entonces secretario de Estado, Mike Pompeo, y se coordinó con el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos. La decisión de suspender los vuelos, se explicó entonces, nació de un “interés público”.

La conectividad aérea entre Estados Unidos y Venezuela había sido hasta 2019 “muy alta” y su interrupción nació “estrictamente de un asunto político”, explicó a la  Voz de América  el abogado aeronáutico de la firma internacional Clyde & Co., Rodolfo Ruiz.

Las sanciones económicas aplicadas contra instituciones del gobierno de Maduro por parte de la Casa Blanca en 2019 también colaboran con las prohibiciones de vuelos, considera.

Adicionalmente, Estados Unidos degradó a Venezuela a la categoría 2 de su programa de seguridad operacional de la aviación internacional, conocida por sus siglas en inglés, IASA.

“Este es un tema estrictamente técnico”, precisa Ruiz. “Con ese nivel, solo las aerolíneas norteamericanas (estadounidenses) podrían volar a Venezuela y no las locales hacia o desde Estados Unidos“.

Urgencia humana y comercial Los pasajeros venezolanos deben hacer escala desde 2019 en países como República Dominicana y Panamá antes de aterrizar en ciudades como Miami, Orlando o Nueva York. Los precios de estos boletos oscilan entre 450 y mil dólares, según la temporada.

Otros pasajeros de regiones cercanas a la frontera con Colombia se movilizan por tierra hasta el país vecino para ahorrar parte de su presupuesto viajero con un solo vuelo desde Barranquilla o Bogotá hasta Miami, por precios que rondan los 300 dólares por boleto.

Pero, así, una ruta que tomaba más de dos horas se convierte en un viaje de al menos dos vuelos o traslados terrestres y aéreos con una espera total de entre cinco y 12 horas.

Es absolutamente indispensable. Es un contrasentido que se haya cerrado la vía aérea” Carlos Fernández, presidente de Fedecámaras. Otro reto es el vencimiento de las visas.  El cierre de la embajada de Estados Unidos  en Caracas en 2019 obligó a los venezolanos interesados en renovar o solicitar por primera vez sus permisos de viaje en sedes consulares en el exterior, esencialmente en Colombia, e invertir centenares de dólares en ello.

Las razones para volar prontamente a Estados Unidos pasan incluso por un asunto de ayudas humanitarias, atenciones a la salud, visitas familiares, nexos culturales y educativos, así como de intercambio económico entre ambos países, advierte Carlos Fernández, presidente de la principal organización empresarial de Venezuela, Fedecámaras.

“El cierre de la comunicación aérea ha sido un hecho muy lamentable para ambos países. Son relaciones históricas, casi 100 años de interconexión aérea por la profunda relación cultural, comercial y humana que existía entre ambas naciones”, recuerda a la  VOA .

Cerca de 500.000 de los 6,8 millones de venezolanos que migraron a diversas partes del mundo durante los últimos años se encuentran en Estados Unidos, de acuerdo con cifras de las Naciones Unidas y la plataforma inteligencia conocida como R4V.

El vocero de los empresarios reivindica la importancia de recobrar los vuelos directos entre ambas naciones para fomentar unos negocios binacionales que, a pesar de las sanciones, han registrado un “incremento importante” en los últimos dos años, apunta.

La importación de tecnologías y equipos para el parque industrial de Venezuela desde Estados Unidos sería más expedita con esa interconexión aérea, subraya Fernández.

“Es menester que muchas de esas mercancías lleguen más rápido y con condiciones de cuidado que solo la vía aérea garantiza”, indica, advirtiendo que hay asuntos de “contacto humano” para los negocios que la tecnología no logra resolver, a su entender.

“El contacto cara a cara, la discusión de contratos, búsqueda de representaciones, conocer al proveedor, verificar los procesos, estándares de calidad, presencia física en las sedes del comprador y el vendedor. Es absolutamente indispensable (tener un vuelo directo). Es un contrasentido que se haya cerrado la vía aérea”, lamenta el vocero de Fedecámaras.

Según Fernández, hay optimismo en su gremio de que haya soluciones y acuerdos entre los gobiernos de ambos países para una reanudación de vuelos el próximo año. “Confiamos en que para 2023 podamos reanudar los vuelos entre estos dos países”, dijo.

Los presidentes de Venezuela y Colombia -Gustavo Petro- acaban de reanudar relaciones, interrumpidas desde 2019, y anunciaron que el próximo 26 de septiembre  reinaugurarían los vuelos directos  entre ambas naciones, con rutas desde y hacia Caracas y Valencia.

Lea la nota completa en la Voz de América