Uncategorized

Monómeros tiene dos gerentes generales y Supersociedades deberá decidir quién la dirige

Bancamiga

La empresa petroquímica colombiana Monómeros, que pertenecen a la venezolana Pequiven, ahora tiene dos gerentes generales y los dos emprenden una campaña comunicacional para mostrar quién tiene el control. Por un lado está Guillermo Rodríguez Laprea, designado por la oposición venezolana a través de una decisión de la Asamblea Nacional de ese país electa en 2015; y por el otro la nombrada desde Caracas por el gobierno de Nicolás Maduro, que encabeza Iván Sánchez Hernández. La Cámara de Comercio de Barranquilla, tras avances y retrocesos, finalmente aceptó al equipo gerencial que encabeza Sánchez Hernández, pero aún faltan trámites porque la decisión final depende de la Superintendencia de Sociedades, que es un organismo adscrito al Ministerio de Comercio, Industria y Turismo de Colombia. Rodríguez Laprea sostuvo una reunión con el viceministro de Asuntos Agropecuarios, Luis Alberto Villegas, que molestó al embajador de Colombia en Venezuela, Armando Benedetti. También ha venido apareciendo en los medios y redes sociales de Monómeros tras su participación  en el foro “Energías Limpias para la transición sostenible en el Caribe” que se realizó en Cartagena de Indias, donde habló sobre el proyecto de amoniaco verde que tiene la empresa y mostró su apoyo a la política de sostenibilidad y transición energética que promueve el presidente Gustavo Petro. “Nuestro proyecto de amoniaco verde significa la realidad un espacio de sostenibilidad para el agro y una apuesta en el tema energético. Tenemos todas la condiciones, comenzando por el conocimiento de la gente que está desarrollando toda esta tecnología”, dijo Rodríguez Laprea durante su intervención, la cual ha sido impulsada por Monómeros a través de sus cuentas en Twitter e Instagram. “Este proyecto forma para de los esfuerzos que se hacen para lograr sostenibilidad alimentaria en Colombia, tenemos la combinación de factores que nos permiten avanzar para reducir la dependencia de las importaciones, Monómeros está llamada a convertirse en un paradigma y el amónico verde será una realidad importante para los colombianos y los venezolanos”, agregó. Por su parte Sánchez Hernández ya organiza a su equipo para viajar a Barranquilla y anuncia un plan de contingencia para importar 12.000 toneladas de úrea desde Venezuela. “La urea llegara a un precio preferencial y con facilidades de pago, lo que permitirá estabilizarnos rápidamente y por vía marítima otras y productos petroquímicos que Monómeros pueda comercializar”, dijo el funcionario en una entrevista que dio al periódico El Heraldo de Barranquilla. “Con estas medidas se espera una reducción en los precios de los fertilizantes que presentan incrementos de 40% y más frente a los que había hace tres años”, añadió

La empresa petroquímica colombiana Monómeros, que pertenecen a la venezolana Pequiven, ahora tiene dos gerentes generales y los dos emprenden una campaña comunicacional para mostrar quién tiene el control. Por un lado está Guillermo Rodríguez Laprea, designado por la oposición venezolana a través de una decisión de la Asamblea Nacional de ese país electa en 2015; y por el otro la nombrada desde Caracas por el gobierno de Nicolás Maduro, que encabeza Iván Sánchez Hernández. La Cámara de Comercio de Barranquilla, tras avances y retrocesos, finalmente aceptó al equipo gerencial que encabeza Sánchez Hernández, pero aún faltan trámites porque la decisión final depende de la Superintendencia de Sociedades, que es un organismo adscrito al Ministerio de Comercio, Industria y Turismo de Colombia. Rodríguez Laprea sostuvo una reunión con el viceministro de Asuntos Agropecuarios, Luis Alberto Villegas, que molestó al embajador de Colombia en Venezuela, Armando Benedetti. También ha venido apareciendo en los medios y redes sociales de Monómeros tras su participación  en el foro “Energías Limpias para la transición sostenible en el Caribe” que se realizó en Cartagena de Indias, donde habló sobre el proyecto de amoniaco verde que tiene la empresa y mostró su apoyo a la política de sostenibilidad y transición energética que promueve el presidente Gustavo Petro. “Nuestro proyecto de amoniaco verde significa la realidad un espacio de sostenibilidad para el agro y una apuesta en el tema energético. Tenemos todas la condiciones, comenzando por el conocimiento de la gente que está desarrollando toda esta tecnología”, dijo Rodríguez Laprea durante su intervención, la cual ha sido impulsada por Monómeros a través de sus cuentas en Twitter e Instagram. “Este proyecto forma para de los esfuerzos que se hacen para lograr sostenibilidad alimentaria en Colombia, tenemos la combinación de factores que nos permiten avanzar para reducir la dependencia de las importaciones, Monómeros está llamada a convertirse en un paradigma y el amónico verde será una realidad importante para los colombianos y los venezolanos”, agregó. Por su parte Sánchez Hernández ya organiza a su equipo para viajar a Barranquilla y anuncia un plan de contingencia para importar 12.000 toneladas de úrea desde Venezuela. “La urea llegara a un precio preferencial y con facilidades de pago, lo que permitirá estabilizarnos rápidamente y por vía marítima otras y productos petroquímicos que Monómeros pueda comercializar”, dijo el funcionario en una entrevista que dio al periódico El Heraldo de Barranquilla. “Con estas medidas se espera una reducción en los precios de los fertilizantes que presentan incrementos de 40% y más frente a los que había hace tres años”, añadió.